UK: 19th Day – Don’t Stop Us Now: Arundel Castle and Disco!

reino unido
reino unido

UK: 19th Day – Don’t Stop Us Now: Arundel Castle and Disco!

¡Hola! ¡Aquí en Chichester no paramos! A pesar de que esta es nuestra tercera semana y que no paramos de movernos ningún día, no nos cansamos de hacer cosas divertidas, ¡así que hay que mantener la energía! Por eso, estoy intentando darles la máxima cantidad de tiempo para dormir por la mañana. Por ejemplo, hoy, como la mayoría del campamento se iba a Londres, teníamos el comedor casi para nosotr@s sol@s, así que podíamos ahorrar bastante tiempo de esperar en la cola. Consecuentemente, les he despertado quince minutos más tarde de nuestro horario acostumbrado, a las 8h15 en vez de a punto.

El hecho de que much@s chic@s estuviesen de excursión en Londres también ha afectado a nuestras clases, porque la profesora de UKLC ha juntado los dos grupos que había en el campus, el de l@s chic@s rus@s y el nuestro. Las aulas de hoy consistían en buscar información sobre una persona del país de cada estudiante que dicho estudiante admirase o con la que se identificase. Con esa información, tenían que crear una cartulina de presentación que después tenían que explicar en voz alta a sus compañer@s. La mayoría de los tatankeros han optado por futbolistas, mientras que Alexia ha hablado sobre Penélope Cruz. Además, en un momento dado de la clase, varios estudiantes rus@s han decidido regalar a algun@s de sus compañer@s españoles con recuerdos de su ciudad, Ufa, en un detalle inesperado y bonito.

Debido a los horarios del tren que nos iba a llevar por la tarde al Arundel Castle, hoy he sacado a l@s chic@s unos 20 minutos antes de la clase, para que pudiesen ir a las habitaciones, coger lo que necesitaban para salir (botella de agua, chubasquero por si acaso, dinero…) y también tuviesen más tiempo para comer. De todos modos, hemos tenido que comer y caminar hasta la estación de tren con rapidez, ya que nuestro tren salía a las 13h24 de Chichester, con un transbordo incluido en Barnham antes de llegar a Arundel.

L@s tatanker@s lo han hecho realmente genial: el trayecto que generalmente hacemos en media hora, hoy a la ida lo han realizado en quince minutos. Ell@s mismos se decían, cuando uno comenzaba a frenar para hablar, que en ese momento no tenían tiempo para eso, que tenían que continuar andando, todo combinado con un medio juego por el que regateaban a los viandantes para no pararse. Lo he dicho en otras entradas del blog, pero est@s chic@s merece que lo repita: forman un grupo absolutamente increíble. El grupo de las dos primeras semanas también fue muy bueno, pero al final con 21 personas siempre es más difícil moverse que con 7 chic@s, así que en ese sentido esta tercera semana está transcurriendo con una gran fluidez.

En el tren nos hemos vuelto a unir a l@s compañer@s rus@s, porque tod@s hacíamos la misma salida. De todos modos, una vez dentro del castillo, cada grupo ha seguido su trayecto, ya que las monitoras rusas se paraban a leer y traducir cada cartel explicativo, mientras que en nuestro caso l@s chic@s preferían ir más rápido y tener más tiempo libre después.

El castillo de Arundel es uno de los castillos más impresionantes de Inglaterra, con partes que se remontan al siglo XI y propiedad desde el siglo XV de los duques de Norfolk. De hecho, en varias de las salas se ven fotos familiares que imaginamos son de los duques, lo que resulta bastante curioso teniendo en cuenta que es un lugar abierto al turismo. Estas salas mantienen parte del mobiliario original que tuvo la construcción en sus diferentes épocas e incluyen también reproducciones y, en el caso de las salas de decoración medieval, figuras humanas que ayudan a recrear la vida cotidiana del castillo en los períodos históricos reflejados.

El castillo es una sucesión de piezas y habitaciones impresionantes, como la armería, la biblioteca o la galería de retratos, con pinturas de van Dyck, Rubens, Canaletto o Lawrence, todas unidas dentro de una misma escenografía en la que lo que importa no son las piezas individualmente, sino la impresión que trasmiten colectivamente. Esto ayuda a crear una muy buena idea de cómo era, más o menos, vivir dentro del castillo en el día a día, pero tiene como contrapunto negativo que muchas de las creaciones pasan algo desapercibidas. Aparte, las fotos en el interior estaban prohibidas, de ahí que no haya apenas ninguna en el blog (alguna ha caído 😉 ).

Todo el castillo está rodeado de jardines, donde l@s chic@s se han sentado en su tiempo libre (la visita al castillo ha durado una hora y media aproximadamente). Hemos estado en torno a unos 45 minutos en estos jardines, algunos jugando con los móviles y otr@s con las cartas. Al cabo de estos tres cuartos de hora, hemos salido fuera del recinto del castillo para comprar algunas chuches en una tienda cercana y finalmente a las 16h30 nos hemos reunido de nuevo con l@s rus@s para volver al campus. Nuestro tren de vuelta ha sufrido un pequeño retraso en nuestro transbordo en Barnham, ¡pero afortunadamente han sido sólo 5 minutos!

En el campus de nuevo hemos tenido el comedor casi para nosotr@s sol@s, porque l@s chic@s de Londres han llegado tarde debido a que en la carretera había habido tres accidentes. Así pues, hemos podido comer con tranquilidad y con música.

Después, hemos tenido que esperar a que l@s demás acampad@s hubiesen cenado, en un tiempo en el que hemos estado jugando al principio al fútbol y a las cartas para pasar después a jugar con el móvil y a charlar entre nosotr@s. Al final, nos hemos preparado para nuestra velada, la discoteca, ¡porque resulta que había cambio de género! Como siempre, los chicos son los que más han disfrutado disfrazándose de chicas y, si al principio rechazaban los sujetadores que les ofrecían las chicas, después los han aceptado, haciendo todo el rato caritas con los labios y los ojos maquillados. ¡Todo un espectáculo, tanto en los niños como en los monitores!

La discoteca ha sido súper divertida, la mejor de las tres que hemos tenido a lo largo del campamento. Desde el principio, la selección de canciones ha sido muy buena, con todos los éxitos comerciales que les gustan a l@s chic@s, más los clásicos que bailan como si hubiesen sido sacados ayer (“Aserejé”, “La Macarena” y alguna que otra canción de Pitbull que ya está entrando en esa categoría). Ningún tatanker@ se ha salido de la pista de baile, ¡tod@s se han movido durante toda la noche! Lo dicho, una disco fantástica.

A las 22h45 se ha terminado la velada, así que hemos vuelto a las habitaciones. Sin embargo, yo no les he mandado a la cama a las 23h, sino que como era noche especial y l@s chic@s estaban todos bastante emocionados, les he dejado hasta las 23h30, un buen broche para un día muy completo y muy bueno, como todo el campamento, que ya sí que sí va llegando a su fin… Are you ready to see your kids back in Madrid?? 🙂

 

Compartir Artículo