UK: 12th Day – Windsor Castle + Disco!

UK: 12th Day – Windsor Castle + Disco!

¡Hola! Hoy hemos tenido la última de nuestras excursiones cortas, la próxima salida ya será el sábado, de día entero, a Londres. ¡Y ya casi estamos con un pie en el avión de vuelta, cómo pasan de rápido estas dos semanas!

La excursión la hemos hecho por la tarde, así que la mañana ha sido normal, con el desayuno y las clases de inglés. En las clases de hoy algun@s tatanker@s han estado trabajando la pronunciación de palabras con letras mudas, mientras que otr@s se han centrado en las distintas formas del condicional. Para este último punto gramatical, l@s chic@s han hecho un ejercicio por el que tenían que ordenar varias frases en condicional (del tipo “I would rather eat 100 tomatoes than eat fish”) entre dos monitores de UKLC, intentando averiguar quién había dicho el qué. En la segunda clase l@s tatanker@s han podido escoger cualquier tema que les interesara para hacer una presentación por parejas delante de sus compañer@s. Los temas escogidos han ido desde el descubrimiento de un nuevo planeta hasta la localización de un hombre que había pasado varios meses en el mar a la deriva, así que han sido realmente variados. En la última parte de las clases l@s chic@s han hecho una última redacción y presentación, esta vez sobre sus países, pudiendo escoger cualquier tema que quisiesen: comida, fiestas, cuadros famosos, etcétera.

Para la comida hoy hemos tenido pollo con chili, pasta con champiñones, guisantes con maíz, arroz basmati especiado y bizcocho de plátano y chocolate con crema de vainilla. Después de la cena he entregado a l@s tatanker@s móvil y dinero para irnos a… ¡el castillo de Windsor! Este castillo, cuyo origen se sitúa en el siglo XI, es conocido por ser una de las residencias más habituales de la familia real británica y escenario de algunos de sus eventos más importantes como, por ejemplo, la reciente boda entre el príncipe Harry y Meghan Markle este pasado mes de mayo. Nosotr@s tenemos suerte porque Windsor está en el mismo condado que Reading, así que hemos tardado sólo unos 40 minutos en llegar en bus.

A la llegada a Windsor a vari@s tatanker@s les ha sorprendido el tamaño del castillo, que no es sólo un castillo, sino que parece todo un complejo de varias edificaciones. Para entrar en este complejo hemos tenido que pasar un control de seguridad que ha durado unos 15 minutos pero, a partir de ahí, ya hemos sido libres para movernos por donde quisiéramos. Hemos iniciado el recorrido por la Capilla de San Jorge, precisamente donde se celebró la boda de Harry y Meghan. También tuvo lugar en esta capilla la boda entre el príncipe Carlos y Camila de Cornualles, es realmente uno de los escenarios neurálgicos de la familia real británica –también por todos los enterramientos de reyes y reinas que alberga. No extraña la elección de esta capilla como escenario central de los acontecimientos de la realeza británica, porque la capilla es preciosa, uno de los mejores ejemplos del gótico inglés.

A continuación visitamos el patio principal del castillo y los Apartamentos de Estado, las habitaciones que usan los miembros de la Familia Real para eventos más formales, extremadamente lujosas y con grandes obras de arte en sus paredes, de pintores que van desde Rembrandt hasta Lucas Cranach el Viejo, pasando por Rubens o, por supuesto, Anthony van Dick. Nos ha quedado por ver la Casa de Muñecas de la Reina María, un juguete espectacular creado a finales de los años 20 que reproduce un castillo en miniatura con todos sus detalles, ¡incluyendo agua y electricidad y un reloj que suena a cada hora! Nos hemos saltado esta parte porque l@s tatanker@s han estado muy insistentes (por no decir pesad@s) desde el inicio de la visita al castillo preguntando cuándo tendrían tiempo libre y cuán largo sería.

El momento del tiempo libre efectivamente ha llegado y l@s chic@s lo han podido pasar en las calles aledañas al castillo, unas calles muy bonitas, típicamente inglesas, decoradas todas con banderas británicas. Además, había cerca una pequeña área comercial en torno a la antigua estación de tren, un claro ejemplo de arquitectura de hierro del siglo XIX.

Tras el tiempo libre nos hemos dirigido al bus para volver al campus, donde hemos ido directamente a cenar. La cena de hoy consistía en una pie de pescado, patatas rellenas al horno, verduras asadas, pasta, ensalada y fruta. A pesar de que el menú de la cena era similar al de otros días, vari@s tatanker@s se han negado a cenar nada, así que me ha costado bastante esfuerzo hacer que tomasen algo de comida de verdad después de todas las chucherías que se habían comido durante el tiempo libre.

La actitud a la hora de la cena no ha sido nada buena, lo que, junto a lo poco pacientes que han sido durante la visita a Windsor, preguntando cada dos por tres por el tiempo libre, las muchas veces que tenía que repetir cada cosa (como que el grupo intentase permanecer junto para que nadie se perdiese) y algunos otros ejemplos de comportamiento mejorable (en la velada de ayer por ejemplo quité algunos móviles porque algun@s tatanker@s no levantaban la vista de él incluso cuando tenían a un/a monitor/a de UKLC enfrente explicándoles la velada) han determinado que, antes de comenzar la velada de hoy, les haya pedido que se sentasen en el pasillo y les haya preguntado por qué creían que estábamos ahí. L@s chic@s son inteligentes y no les ha costado mucho indicar todos los puntos a mejorar en su comportamiento para los pocos días que quedan de campamento. Es una pena que hayamos tenido que tener este toque de atención a sólo dos días de acabar el viaje, pero, entre la edad que tienen l@s tatanker@s, que esto es un campamento (con los naturales espacios de libertad de los que tal vez no disfruten tan a menudo en casa) y que ya tienen mucha confianza con sus amig@s y el campamento en general, l@s chic@s estaban empezando a emocionarse demasiado y no está de más recordarles de vez en cuando que, por muy bien que se lo estén pasando, el respeto y la educación hay que mantenerlos.

Tras este toque de atención nos hemos dirigido efectivamente al auditorio principal, donde tenía lugar la discoteca. El dj ha sido el mismo que el de la semana pasada, así que la selección musical ha sido muy parecida, lo cual está bien porque era una buena selección. En cuanto a la decoración, han vuelto a hacer acto de presencia las pulseras y pintura fluorescente y esta vez se han añadido también globos gigantes. ¡Sólo nos ha faltado espuma para que fuese como una discoteca de verdad!

La disco se ha extendido hasta las 22:30, momento en el que l@s tatanker@s y yo hemos vuelto a nuestro edificio, a tener media hora de tiempo libre con l@s amig@s y el móvil antes de irnos a dormir a las 23:00. Tomorrow we’ll spend the whole day on campus, our last day of activities and classes! We’re almost done with the camp, but we’ll make for sure the most out of what is left of it!

Compartir Artículo